Japan Team

Reseña: EL ZARCO

REPORTE DE LECTURA (ADICIONAL)

 

ELABORADO POR: EDGAR ARMNADO LOPEZ BARAJAS

 

RESEÑA CRÍTICA: EL ZARCO

OBRA DE IGNACIO MANUEL ALTAMIRANO

 

 

DATOS DEL AUTOR

 

Comenzando con la reseña de “El Zarco” tenemos que comenzar hablando  un poco del autor de dicha obra. Ésta es una novela de Ignacio Manuel Altamirano quien fue escritor y político mexicano y uno de los más completos hombres de letras de su tiempo. Nació en Tixtla, Guerrero el 13 de noviembre de 1834 y murió en uno de sus viajes en los cuales representaba a México en reuniones internacionales en la ciudad de San Remo, Italia el 13 de febrero de 1893. Sus cenizas fueron traídas a México y fueron depositadas en el Panteón Francés. De ascendencia india, luchó con Juárez en la guerra de la Reforma e impulsó la mejora del sistema educativo.

  

Fundó periódicos liberales como El correo de México en 1867 y la revista literaria El renacimiento en 1889. En 1880 publicó sus Rimas, pero mayor interés tiene su obra narrativa: Clemencia, publicada en 1869, La Navidad en las montañas en 1870, Cuentos de invierno en 1880 y sobre todo, la de nuestro interés, El Zarco publicada hasta 1901. La historia de El Zarco se lleva a cabo sobre todo en Yautepec, perteneciente entonces al Estado de México, región muy conocida por Altamirano en sus continuas expediciones.

 

El Zarco es una obra que relata los episodios de la vida mexicana comprendidos en el periodo de 1861 a 1863. Fue escrita entre 1885 y 1888, pero se publicó hasta 1901. Es una obra que consta de veinticinco capítulos. Esta es la novela que marca la plena madurez del autor. Es un espejo muy fiel de lo que fue México en un momento dado, con su contexto histórico que refleja la imagen veraz, de los acontecimientos que en realidad ocurrían y que se podían erradicar todo en función de que pudiera llevar a la reconstrucción de la patria.

 

 

DESARROLLO DE LA NOVELA

 

Todo se desarrolla en el México comprendido entre los años de 1861 a 1863, periodo en el cual el país estaba transitando en los últimos periodos de la Guerra de Reforma o también conocida como Guerra de los Tres Años. Los acontecimientos se suscitaron en el Estado de México, Morelos y Tlaxcala, en poblaciones como Yautepec, Atlihuayán, Xochimancas entre otras.

 

Entre sus personajes principales la historia tiene al Zarco, Manuela, Nicolás, Pilar, Doña Antonia, entre otros. Ya para la segunda mitad de la novela aparecen otros de gran importancia como lo son Martín Sánchez Chagollán, el Tigre, Salomé Plasencia, entre otros.

 

Todo comienza en el pueblo de Yautepec, un pueblo situado en Morelos, lugar que vivía atemorizado por los horrores de los bandidos y de los malhechores que rondaban de manera frecuente las zonas de la tierra caliente con el fin de crear pánico en la población para así poder cometer sus atrocidades y robos. Estos bandidos, conocidos como los plateados, por su vestimenta ostentosa y adornada con este deslumbrante metal que hacia alusión a su nombre, eran dirigidos por el Zarco, nombrado así por poseer unos ojos de color azul muy claro, éste era el líder de esa gran banda a la cual todos le tenían pavor, incluso las autoridades. Se caracterizaban por contar siempre en sus ataques con cerca de 500 hombres o más, dispuestos a todo con tal de lograr su cometido, eran sanguinarios sin piedad, actuaban con una gran crueldad que era una de las característica primordiales de dicho grupo vandálico, es por ello que ninguna corporación del gobierno había querido hacerles frente por su gran número de miembros y además por que las fuerzas del gobierno estaban ocupadas por los problemas de la guerra en la que se encontraba el país.

 

Manuela, hija de doña Antonia y amiga de Pilar, estaba enamorada del Zarco por todas aquellas cosas que escuchaba de la gente, ella tenía la imagen del Zarco como un hombre valiente, capaz de cualquier cosa, de enfrentar a cientos de hombres y vencerlos, la imagen de un hombre de aventuras el cual tenía a su alrededor hombres que lo admiraban y le eran fieles y leales. Veía al Zarco como un hombre de liderazgo capaz de movilizar cientos de gentes para así conseguir sus motines y consumar los robos. A Manuela la pretendía un hombre muy apreciado por la gente, Nicolás, el herrero de la hacienda de Atlihuayán. Éste se caracterizaba por ser muy trabajador y honrado, sin embargo para Manuela le era indiferente, incluso le disgustaba su presencia aquellas ocasiones en que Nicolás visitaba a Doña Antonia con pretexto de ver a Manuela. Al igual estaba Pilar, amiga de Manuela, una joven que era seria y sumisa, la cual tenia un afecto especial por Nicolás pero que éste no sabia de eso, él solamente estaba enamorado de Manuela.

 

Manuela y el Zarco se veían a escondidas en la huerta de doña Antonia al anochecer. Un día ésta se dio a la fuga en manos de su amado, el cual le daba joyas que robaba de sus motines. A partir de ahora Manuela viviría a lado de el Zarco y estaría dispuesta a sacrificar aquella vida que tenía de buenas costumbres, paz y tranquilidad, por una vida de aventuras y riesgos que le ofrecía el Zarco, sin duda el amor hacia éste la cegó. Doña Antonia murió días después de saber que su hija se había escapado para irse con aquel bandido tan perverso.

 

Nicolás fue a hablar con las autoridades para que lo ayudaran a ir en busca de aquel bandido, sin embargo lo aprehendieron sin razón. Pilar fue a protegerlo y velar por el bienestar de éste y en ese momento se despertó en ellos el sentimiento de un amor puro y sincero. A Nicolás se le había olvidado ya aquel amor que sentía por Manuela, la cual lo había decepcionado, no por lo que le hizo a él, sino por la manera en que aquella hija malagradecida abandonó a su madre sin si quiera decirle nada, solo dejándole una carta de despedida.

 

Estando en Xochimancas, lugar donde se escondían los plateados, Manuela tenía lo que tanto ansiaba, estar al lado de aquel ser que amaba con tanta pasión y que admiraba por su valentía, además le gustaba presumir las joyas que el bandido le obsequiaba para alimentar su espíritu ambicioso hacia las joyas y el dinero. Una ves ya agrupada entre aquel grupo de bandidos las cosas para Manuela fueron muy diferentes. Aquellos hombres compañeros del Zarco eran hombres de muy malos valores quienes trataban a Manuela como una más de todas aquellas mujeres que el Zarco había llevado al grupo, sin respeto y con frases poco amistosas. Lo que más desagrado le causó a Manuela fue que la actitud de su enamorado era indiferente ante aquellos tratos de sus compañeros hacia su amada, lo menos que esperaba Manuela de él era que la defendiera y que se impusiera ante ellos como el supuesto jefe que era. Todas aquellas actitudes de aquel hombre al que tanto amaba le disgustaron al grado de perder aquel sentimiento que tanto lo unía a él e incluso llegándose a convertir, en momentos, por un odio superior. Día con día Manuela se daba cuenta de la clase de personas con las que ahora vivía, hombres sin escrúpulos de la más baja calaña, dispuestos a torturar, a matar por cualquier cosa, hombres salvajes y sin sentimientos, se arrepentía sin duda de haber escapado y a un más, de no haber correspondido nunca al amor que en algún momento le llegó a ofrecer el humilde herrero de Atlihuayán. Ella estaba aterrorizada de todo lo que veía a su alrededor, hombres deplorables y casi siempre ebrios, su amado el Zarco que era muy diferente a como ella lo imaginaba, que mostraba una actitud pasiva ante aquellas insinuaciones que le hacían sus compañeros bandidos a la mujer del Zarco.

 

El Zarco ya estaba cansado de ver a Manuela llorar a diario a pesar de que le llevaba joyas de aquellos robos que éste hacia. Ella quedó horrorizada al ver el trato que le daban a sus víctimas, los trataban con una crueldad indescriptible, no tenían ninguna piedad hacia ellos. Para recibir a Manuela en el grupo, los plateados se organizaron un baile, en el cual la joven pasó grandes vicisitudes con los amigos del Zarco por aquellas insinuaciones que la mujer recibía. En el baile se llegó la noticia de que un grupo armado, no muy numeroso había colgado varios cuerpos del grupo de los plateados en los caminos del pueblo. Además a Manuela le informaron que su madre había muerto. Ésta cayó desvanecida ante ya un gran número de cuestiones adversas que le habían ocurrido en su estancia con los plateados. Los plateados se alarmaron ante tal situación y se prepararon para el contraataque. Este grupo que dio un golpe fuerte a los plateados era comandado por Martín Sánchez Chagollán, quien había decidido atacar a este grupo sanguinario debido a que una vez que éste se ausentó de su rancho, los plateados saquearon sus tierras, las destruyeron y mataron a uno de sus hijos y a su padre, por lo cual decidió hacer justicia por su propia mano.

 

Una ocasión, en un camino llamado La Calavera, caracterizado por el gran número de asaltos llevados allí a cabo, Martin Sánchez y su tropa esperaban a que llegara Nicolás y sus hombres para que se uniera al grupo que lucharía contra los bandidos plateados. Sin embargo, antes de que éste llegara, un grupo de plateados donde se encontraba el Zarco y el Tigre comenzaron a atacar tropas de Chagollán. Poco después llegó Nicolás con sus hombres y fue como oxigeno puro para Chagollán, que estaba ya herido. Nicolás hirió al Zarco en la cabeza. Este último y el Tigre estaban ya capturados pero fueron llevados a disposición de las autoridades.

 

Nicolás se casó con Pilar en una fiesta majestuosa y cuando estos se dirigían a la hacienda de Atlihuayán para festejar la unión cuando en el camino se presentó Martin Sánchez con sus tropas y tenían capturados al Zarco y al Tigre, quienes habían escapado de las autoridades pero fueron capturados de nuevo por tropas de Sánchez. De repente salió de entre el grupo Manuela, enloquecida gritando y suplicando la libertad del Zarco. Chagollán comentó a Nicolás que colgaría a estos dos malhechores. Este último le pidió que no lo hiciera, pero fue en vano, por petición de Manuela. Antes de ser balaceado, el Zarco se confesó con el padre que había casado a Nicolás. Atado de un árbol le dieron de tiros a aquel bandido y lo colgaron de un árbol. Manuela desconsolada cayó al suelo. Unos soldados fueron a levantarla pero estaba arrojando sangre por la boca, estaba fría, había muerto. Y aquí termina la historia.

 

COMENTARIOS PERSONALES

 

En mi opinión, esta novela es muy interesante en todo momento, ya que existen partes de la novela en la que se hacen descripciones detalladas de algunos lugares, costumbres y sucesos que estaban ocurriendo en los tiempos en que se desarrollaba la historia. Todo esto permite al lector darse un panorama amplio de cómo era la realidad en esos tiempos, en el que el país atravesaba por una guerra interna, y que además de ese problema, existían muchos otros en el país.

 

Algo que se me hizo interesante y que se hace referencia en la introducción del libro es cómo el autor trata de dar, en cierta forma, un carácter opuesto a los personajes principales de su novela. Existen diferencias diametrales entre el Zarco y Nicolás, así como entre Manuela y Pilar.

 

El Zarco, hombre que era capaz de matar y de lo peor para poder conseguir lo que quería, tipo sin escrúpulos y que vivía de lo robado. En cambio, Nicolás, hombre de campo, de trabajo arduo, duro y honesto, que aunque sí tenía menos que el Zarco, tenía ya sus ahorros y sus cosas fruto de todo aquel trabajo y del sudor de su frente, cosa que toda la gente le reconocía.

 

Manuela, una mujer atractiva a la vista, desagradecida con los demás y por lo mismo de carácter difícil en ocasiones, mujer superficial y ambiciosa. En cambio, Pilar que siempre vivió a la sombra de su amiga Manuela, era sumisa y callada. Un poco pasiva pero con buenos sentimientos, sobretodo agradecida con los suyos. De esta manera percibo que el autor trata de dar polos opuestos a sus personajes para que contrasten.

 

Algo que me impresionó mucho es ver como una joven, que lo tenia todo para sí, una madre buena, una posición en la sociedad, grandiosos y valiosos principios, valores y costumbres, alguien que la amaba con gran pasión, era capaz de abandonar todo eso por irse con aquel que pensaba que amaba, aquel de quien sólo fue una ilusión en su mente de todo aquello que ella se imaginaba. Se enamoró de una ficción, de una imagen de un hombre fuerte, valiente, capaz de enfrentar las mayores adversidades con tal de lograr sus cometidos, se enamoró de una imagen falsa que sólo en su mente existía y que en realidad no había tal, sino todo lo contrario. Me impresionó observar a una chica capaz de abandonar todo aquello que tenía por irse a vivir una aventura distinta a lo acostumbrado, por poder sentir la adrenalina que se siente cuando se está en peligro.

 

De igual manera algo notorio es analizar que incluso, desde aquellos tiempos ya existían bandas numerosas de hombres capaces de hacer robos, asaltos, plagios, secuestros y todo tipo de vandalismo con un grado alto de crueldad, de frialdad y una manera de actuar perversa y sanguinaria, sin piedad, todo con el fin de robar a la gente y de generar el terror y el miedo en cada uno de los pueblos en los que se presentaran.

 

Esta es una obra, en mi opinión, excelente, la cual recomiendo mucho para darse un panorama de los acontecimientos que ocurrían al interior de los pueblos mexicanos y de sus problemáticas internas, en una época en que se vivía una lucha de carácter general y nacional, la Guerra de Reforma, época en que existían divisiones de grupos políticos, pero también existían uniones de personas con un objetivo común, erradicar la violencia y el vandalismo.

 

 

BIBLIOGRAFIA:

 

ALTAMIRANO, IGNACIO MANUEL. EL ZARCO Y LA NAVIDAD EN LAS MONTAÑAS / IGNACIO M. ALTAMIRANO ; INTRODUCCION DE MARIA DEL CARMEN MILLAN -- MEXICO : PORRUA, 1992. 125 P. ; 22 CM. (COL. "SEPAN CUANTOS..." ; 61)

 

Comentarios

NO ME GUSTA LEER TANTO POR FAVOR K SEA MAS RESUMIDO PORFA NO ES MAS FACIL ENTENDER NO LO CREN JEJEJE

ES UN BUEN LIBRO, LÁSTIMA QUE NO SEAMOS UN PAÍS DE LECTORES, Y POR LO CONSIGUIENTE, NO TENGAMOS NI LA MÍNIMA INTENCIÓN DE ESCRIBIR LAS PALABRAS COMPLETAS NI MUCHO MENOS ORTOGRAFICAMENTE CORRECTAS, PARA ENVIAR UNA CRÍTICA YA SEA PARA BIEN O PARA MAL, ESO HABLA PÉSIMO DE NOSOTROS COMO MEXICANOS..... ¿NO CREEN?

cllense rosa y mercos esta bien como el o ella esscribio la reseña (ya quisiera ver las de ustedes)

Creo que en las reseñas no se cuenta el final

yo creo que es muy buena reseña :D

me parecio buena es cuestion de adentrarte al libro

mmmmm ps la novela esta 2-2 pero tiene una que otra parte tediosa. Me agrada el final pero pudieron haber hecho uno mejor

tefalto mes informacion nose como telo recibieron es una porqueria

mmmm es buena pero espsifica los lugares de cada accion o suceso y acompleta la bibliografia.bay:)

yo pienso que esta novela es algo fantastico deberdad la recomiendo leanla porque se daran cuenta como era antes

Añadir un Comentario: